Sidebar Header

Sidebar Header

Eliminar cicatrices

Como vemos, el campo de la cirugía reparadora es muy extenso, ya que además del tratamiento de las deformidades, de origen congénito o traumático, que hemos esbozado, se ocupa del tratamiento y reparación de los tumores cutáneos; de las úlceras vasculares, de decúbito, etc.; de deformidades adquiridas, como la contracción de Dupuytren, distorsiones de origen reumático en las manos; de los linfoedemas de las extremidades, ya sean de origen congénito o adquirido; de las secuelas o cicatrices derivadas de una intervención quirúrgica interna, etc. Pero existe un punto sobre el que creemos necesario hacer hincapié por la benignidad de la lesión en sí y que, sin embargo, plantea graves problemas psíquicos a quien la padece. Nos referimos a las cicatrices faciales típicas de algunas personas que han padecido viruela, varicela, acné, etc. Son cicatrices redondeadas, hundidas, de uno o dos milímetros de diámetro, que generalmente se localizan en la cara. Su tratamiento, de fácil ejecución y de magníficos resultados, consiste en un raspado profundo de la piel, manual o mecánico, de forma que igualemos la superficie cutánea, suprimiendo las depresiones y elevaciones. El arsenal del cirujano plástico se ha enriquecido últimamente con el llamado “peeling químico” o desprendimiento químico de la piel, con el cual se obtienen buenos resultados en los casos de cicatrices faciales postacné muy extendidas, y en el tratamiento de manchas cutáneas pigmentadas de origen adquirido.

admin | Belleza,Cicatrices,Cirugías,Salud,traumatismos | Martes, 10 marzo 2009
Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un comentario

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI