Sidebar Header

Sidebar Header

Tratamiento de columna vertebral

Una pila de nervios.
La columna vertebral está compuesta de siete vértebras cervicales, doce dorsales, cinco lumbares, el hueso sacro y el coxis, estos últimos formados por la fusión rígida de varios cuerpos vertebrales. En total, contando las libres y las fusionadas, tenemos 32 vértebras, de cada una de las cuales parten un par de nervios espinales: uno hacia la izquierda y otro a la derecha. Cada uno de estos nervios, a su vez, se ramifica en dos ramas principales, una de las cuales inerva la zona muscular superficial, y otra que penetra profundamente hacia los órganos.
Como hemos dicho, como consecuencia del bloqueo vertebral puede producirse la irritación de uno o más pares de nervios, lo que produce la inflamación de la musculatura, que se contrae involuntariamente produciendo intenso dolor, mientras que a través de la rama profunda se producen los correspondientes trastornos de los órganos afectados.
¿Por qué pasa esto?, porque a través de los nervios, los órganos reciben órdenes de funcionamiento provenientes del cerebro, y éste a su vez recibe continuamente mensajes del funcionamiento del órgano. Cuando alguno o ambos de los dos carriles de esta autopista informática se bloquea -como ocurre cuando se comprimen entre sí dos vértebras-la información proveniente del cerebro no llega a su destino, o viceversa desde el órgano que queda, literalmente, fuera de control.
Veamos un ejemplo clásico de esta comunicación entre los órganos y el cerebro: supongamos que la mucosa estomacal está irritada luego de haber recibido una comida abundante, picante o, los que es más frecuente, ambas cosas. Cuando esto ocurre, el órgano envía al cerebro una señal que viaja, primero por el nervio y luego por la médula, hacia – el cerebro. Este recibe el mensaje de problemas y elabora una respuesta para solucionarlo. Esta respuesta que viaja desde el cerebro, lo hace por la misma vía, pero, claro está, por la mano contraria.
El mensaje del cerebro, denominado “respuesta motora”, consiste en ordenar una vasodilatación en el estómago, y aumentar la producción de jugo gástrico para favorecer la digestión. Y esto que hemos descripto para un nivel profundo, también se da con la rama superficial: cuando una parte del cuerpo se expone a una corriente de aire frío, por ejemplo, de la piel parte una señal hacia el cerebro, que ordena un movimiento muscular localizado para aumentar la temperatura.

admin | Masajes,Quiropraxia,Técnicas de masajes | Jueves, 31 marzo 2011
Etiquetas: ,

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un comentario

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI