Sidebar Header

Sidebar Header

A cada cosa su importancia verdadera

Un simple chequeo es el prólogo de terribles noticias; el llamado del jefe anuncia el inminente despido; el retraso del marido por unos minutos, seguramente se deba a un accidente fatal… baje los decibeles y déle a cada cosa su importancia verdadera.

María está sentada hace 20 minutos en la sala de espera de una clínica y por su cabeza no paran de desfilar los pronósticos más terribles y angustiantes. Desde que el médico le encomendó realizarse una serie de análisis para detectar el origen de un dolor constante en el pecho no ha hecho más que “maquinarse ” una interminable lista de enfermedades incurables 0 de problemas congénitos sin solución. Y. mientras aguarda el resultado de la extensa batería de estudios híper sofisticados a los cuales se ha sometido no deja de pensar ni un instante en sus posibles e inevitables “destinos” próximos j en sus antecedentes familiares sobre las mas diversas enfermedades. Encima, el medico tarda en atenderla y ya le advirtieron en la recepción que no podrían adelantarle ningún resultado. ¿No será esa otra señal de alarma? Por fin. llega su turno. Antes de entrar al consultorio, cruza los dedos y pronuncia en voz bien baja: “(Que sea lo que Dios quiera”. Ya frente a frente con su doctor de toda la vida, siente un sudor bien frío que le recorre todo el cuerpo. Hasta que por fin, el médico suelta las primeras palabras. Le dice que su problema se debe a una fuerte tensión nerviosa y que el remedio más adecuado es comenzar a relajarse ó de lo contrario, sí tendrá una enfermedad más importante.
“Darse manija” o “vivir maquinándose ” implica una actitud negativa, muy generalizada, que a la larga adquiere un carácter crónico y constante. Es la conducta típica de las personas que siempre esperan lo peor y para las cuales cualquier síntoma o signo externo, no importa si es grave o no, constituye un motivo valedero y suficiente para ponerse en guardia y lanzarse a elaborar los pronósticos más desalentadores. Por suerte, en la mayoría de los casos los resultados no suelen ser tan graves ni alcanzar las dimensiones imaginadas por uno mismo. Aunque este comportamiento puede traer con el tiempo algunos inconvenientes y contratiempos en la vida diaria, y entorpecer las relaciones con los demás.

admin | Ansiedad y estres | Domingo, 05 febrero 2012
Etiquetas: ,

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un comentario

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI