Sidebar Header

Sidebar Header

Deseo de comer cosas dulces

“Pero ¿por qué tengo este ‘mono’ de azúcaг?”
El deseo apremiante de comer dulces se ha atribuido a problemas emocionales, a malos hábitos alimenticios o a una señal de que el cuerpo necesita una “inyección” de energía. Pero hay que desterrar algunos mitos, como el de que las personas muy golosas lo son porque están faltas de cariño. Según la psicóloga Laura García Agustín, no existe ninguna base para sacar estas conclusiones. Las investigaciones apuntan a una compleja combinación de causas físicas y psicológicas a la hora de inclinarse por un sabor. “Mientras que el sabor amargo se asocia con algo malo o dañino, el dulce se asocia a algo bueno -afirma el doctor
Alemany en su obra Enciclopedia de las dietas y la nutrición-. Quizá esta preferencia esté interiorizada desde que el hombre prehistórico se guiaba por el sentido del gusto para determinar cuándo un alimento estaba maduro. En cambio, el sabor amargo era señal de peligro, asociado con alimentos nocivos.

admin | Ansiedad y estres | Viernes, 29 marzo 2013
Etiquetas:

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un comentario

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI