Sidebar Header

Sidebar Header

La tierra de Moor

LA TIERRA PROMETIDA:
Erase una vez una tierra en la frontera entre Canadá y Estados Unidos, un valle tan fértil que en él crecían más de un millar de plantas distintas, con raíces, semillas, hojas, frutos y cortezas diferentes. Pasó el tiempo y el valle fue inundado y durante 40 mil años, ese mundo vegetal se fue descomponiendo. Después llegó la era glacial y este terreno se desecó.
Hace tan sólo una decena de años, algunos investigadores decidieron analizar la “Moor”, el nombre en inglés de la tierra de aquel valle milenario perdido en el fondo de un bosque americano. Y llegó la sorpresa: “Moor” era una de las más ricas y fértiles conocidas hasta la fecha. Pura, ya que no había sufrido el efecto de la polución industrial, esta tierra contenía una gran cantidad de componentes benéficos: hierbas y flores, como el tomillo, la Verbena, el eléboro, la genciana y la orquídea; minerales, como el calcio, potasio, sulfuro, ácido salicílico, sales de amoníaco y sodio; oligoelementos, como el silicio, magnesio, manganeso, oro, yodo, hierro y plata e incluso antibióticos naturales (streptomicina, aureomicina, penicilina.. .) y prácticamente todas las vitaminas.
Por supuesto, no hace falta decir que la tierra de “Moor” se convirtió en seguida en una de las arcillas de belleza, también utilizada para eliminar ciertos dolores, más codiciada por los americanos, aunque no se pudiera adquirir en comercios. La gran noticia es que la FDA (Food and Drug Administration), acaba de dar su autorización para que “La tierra prometida” se comercialice. En Estados Unidos los institutos de Belleza le han venido dando un uso múltiple, ya que posee propiedades desintoxicantes, adelgazantes y drenantes, y aplicada sobre el rostro, actúa como una eficaz mascarilla de choque antiestrés y exfoliante.
En Europa, por el momento, para disfrutar de sus beneficios, tendríamos que desplazarnos a un balneario Suizo. Eso, o esperar a que, gracias a que esa Compañía que ha decidido comercializarla, en lugar de ir en busca de la “Tierra prometida”, nos la traigan a casa.

admin | Cuidados | Miércoles, 21 agosto 2013
Etiquetas:

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un comentario

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URI