Sidebar Header

Sidebar Header

Cirugia de la nariz

Si trazamos en la fotografía de perfil una línea vertical que parta de la raiz nasal o de la glabela y otra que desde dicha raiz siga el dorso nasal, formaremos un ángulo (a) cuyos valores normales estarán comprendidos entre 30° y 40°. Si el ángulo es menor a estos valores normales, tendremos una nariz hundida o nariz en silla de montar. Si el ángulo es mayor estaremos ante el caso de hipertrofia nasal o nariz prominente. Si por otra parte trazamos una línea entre el labio superior y la nariz que siga a la columela, se nos formará con la vertical otro ángulo ((3) cuyos valores normales están comprendidos entre 90° y 110°. Este ángulo es muy valioso para determinar si la punta nasal tiene o no la forma de punta caída y el grado de levantamiento que de la misma debemos realizar.
En la hipertrofia nasal con caballete alto la intervención a realizar, vista en esquema, será: en primer lugar, y siempre por via endonasal, se extirpará el caballete, tendiendo en la mayoría de los casos a conseguir un dorso recto. Se actuará a la vez sobre el ángulo frontona-sal, en el caso de que éste no esté marcado, y como la giba nasal está constituida en su parte alta por hueso y en la parte baja por cartílago, debemos extirpar tanto uno como otro hasta conseguir la deseada rectitud del dorso.

admin | Cirugia nariz,Cirugías | Domingo, 19 abril 2009
Etiquetas: , , , , ,

Cirugias nariz

Actuar sobre la punta nasal es casi siempre necesario, dependiendo del tipo de punta la corrección a realizar. En la mayoría de los casos será necesario extirpar parcialmente los cartílagos de las alas, a fin de corregir la prominencia de éstos. En las narices con punta carnosa será necesario, además de extirpar parcialmente los cartílagos alares, escindir el exceso de grasa que deforma la punta. Posteriormente realizaremos el estrechamiento de la base ósea mediante fracturas laterales del puente óseo.
En las narices largas y con punta caída es necesario actuar sobre la parte más inferior del tabique, a fin de conseguir el acortamiento nasal y levantar así mismo la punta, de forma que el ángulo entre labio y nariz sea mayor. Así la punta será más airosa y el labio superior más visible.
En los casos de narices hundidas o nariz en silla de montar se puede conseguir un buen perfil insertando en el dorso nasal un puente de hueso o cartílago del mismo paciente, aunque actualmente también es posible utilizar un vastago de silicona sólida, que, como hemos dicho, es muy bien tolerada por el organismo.

admin | Cirugia nariz,Cirugías,Consejos | Sábado, 18 abril 2009
Etiquetas: , , , , ,

Nariz fotos

En esta visión frontal de la cara es cuando se pueden apreciar las alteraciones del contorno facial, unidas generalmente a las malformaciones craneofaciales ya reseñadas y a traumatismos. El tratamiento de estas alteraciones del contorno facial varia según las partes comprometidas, pero siempre teniendo en cuenta el principio de que si existe un hundimiento hay que rellenarlo. El material usado debe ser cartílago o hueso, o bien compuestos de silicona, que hoy por hoy es el material extraño al organismo mejor tolerado por él. Con este tipo de tratamiento los resultados son realmente espectaculares. En la oclusión dentaria es preciso realizar osteotomías del arco man dibular, de los maxilares, etc., así como tratamientos ortodóncicos. a fin de conseguir un buen resultado estético y funcional.
Es en el perfil facial donde más puede influir el cirujano, ya que sus alteraciones son más frecuentes y su corrección más osten sible.

admin | Cirugia nariz,Cirugías | Viernes, 17 abril 2009
Etiquetas: , , , , , ,

Operacion nariz

Generalmente le hipoplasia de mentón va acompañada de rinomeffaia , en cuyo caso se ha de realizar en la misma intervención una rínoplastia de reducción y un implante de mentón a base de prótesis de silicona. Aspecto postoperatorio inmediato.
De la pirámide y el tabique nasal motiva con frecuencia una insuficiencia respiratorio nasal, lo que exige realizar una rinoseptoplastia de tipo estético y funcional Obsérvese el aspeetc inmediato que ofrece la paciente tras la reparación de este defecto.

admin | Cirugia nariz,Cirugías,Consejos | Jueves, 16 abril 2009
Etiquetas: , , , , ,

Nariz

Para la valoración de la armonía facial el cirujano se vale de múltiples procedimientos, desde simples fotografías de frente y perfil, hasta telerradiografías y modelos de escayola. Pero en la mayoría de los casos basta con las fotografías de frente y perfil para determinar el tipo de intervención a realizar.
En el aspecto frontal, trazamos primero una línea vertical media, para valorar si ambas mitades de la cara son simétricas o no y apreciar si existen lateralizaciones de la pirámide nasal. Cuando esta laterali-zación existe, generalmente el paciente sufre una desviación acentuada del tabique nasal, lo que motiva insuficiencia respiratoria nasal, catarros frecuentes, otitis, etc. En estos casos tenemos que realizar una rinoseptoplastia de Upo estético y funcional, en la que corregiremos tanto la desviación de la pirámide como la del tabique nasal. Al trazar otras líneas horizontales dividimos la cara en tres tercios que deben tener prácticamente la misma altura. Las líneas trazadas deben ser paralelas entre sí, a la línea que une las comisuras bucales y a la que une las pupilas.

admin | Cirugia nariz,Cirugías,Consejos | Miércoles, 15 abril 2009
Etiquetas: , , , , ,

Nariz grande

Una nariz deforme, sino sobre la cara en general, modelándola, acentuando ángulos, aumentando o disminuyendo prominencias hasta conseguir que sea armónica.
Pero he aquí una pregunta que nos podemos hacer: ¿cuáles son los cánones o medidas que determinan esa armonía facial? Si bien existen líneas, distancias entre ellas, ángulos, etc., que pueden servir como patrones de las medidas de cada rasgo facial, todos conocemos casos de personas con una cara perfecta que, sin embargo, no es atractiva. Otras, en cambio, a pesar de tener algunos rasgos muy acentuados, como la boca, pómulos, etc., alternando con otros vulgares, nos resultan muy atractivas. Asi pues, aunque a continuación hablemos de esos patrones, no debemos ser fríos en su aplicación, sino que hemos de valorar en primer lugar el conjunto de ese rostro. Si este conjunto no resulta agradable o atractivo, aplicaremos entonces los ángulos y medidas para determinar qué rasgo, por exceso o por defecto, puede influir desfavorablemente, rompiendo la armonía facial.

admin | Cirugia nariz,Cirugías,Consejos | Martes, 14 abril 2009
Etiquetas: , , , , ,