Sidebar Header

Sidebar Header

Recorrido de los alimentos en el aparato digestivo

En este grabado podemos apreciar el proceso de transformación y desdoblamiento de los almidones durante su recorrido por  el  aparato digestivo.
En la boca se produce su transformación en destrina y maltosa, por el efecto de la diastasa salivar llamada “ptialina”. La saliva “mixta” es la combinación de tres tipos de saliva que provienen de las secreciones de tres pares de glándulas dispuestas una de cada par en cada lado de la cara.
Estas glándulas son (N° 1) las glándulas parótidas dispuestas un poco abajo del hueso temporal y que secretan una saliva fluida, destinada especialmente a facilitar la masticación, por medio del canal de “Stenon”; (N° 2) las glándulas sublinguales, situadas debajo de la lengua y Que vierten, por el canal de “Bivinus”, una saliva espesa que ayuda a “tragar”; (N° 3), las glándulas submasilares, debajo del maxilar inferior, y que por intermedio del canal de “Warton”, dan la saliva que interviene principalmente en la definición gustativa de los alimentos.
El N°4 nos muestra el estómago, donde los almidones no sufren mayor transformación pues su digestión necesita medios alcalinos. El N°5 representa el Páncreas cuyo jugo posee tres fermentos: la “tripsina”, la “esteapsina” o “lipasa” y la “amilonsina”. Esta última es la que continúa la transformación de los almidones en maltosa y luego en glucosa.
La completa terminación del desdoblamiento en glucosa se produce en el intestino, notablemente en el duodeno, por medio de la amilasa del jugo intestinal  (N° 6).

admin | hidratos de carbono en alimentos,La alimentación | Lunes, 26 julio 2010
Etiquetas: , ,

Alimentos que contienen hidratos de carbono

LOS ALMIDONES.
Hemos dicho que la digestión de los almidones es mucho más laboriosa y complicada que la de los otros hidrocarbonos. Vamos a tratar de explicar el porqué en la forma más sencilla posible.
Por su estructura y su composición química complejas, el almidón necesita ser literalmente desintegrado y transformado en elementos más sencillos para ser absorbido por el tubo digestivo.
Esta desintegración o dislocación está a cargo de tres fermentos, de tipo alcalino y que se llaman enzimas o diastasas, producidos por unas glándulas apostadas estratégicamente a lo largo del camino.
Las primeras son las glándulas salivares: glándulas parótidas, glándulas sublingual y glándulas submaxilares. Estas, durante la masticación, imbiben literalmente el bolo alimenticio que se va formando con un fermento salivar llamado “Ptiallna”.
Esta enzima ataca rápidamente el almidón y empieza a transformarlo químicamente. Para darse cuenta de este cambio, basta masticar cuidadosamente un trozo de pan para sentir, al cabo de un rato, un sabor dulce característico de la maltosa. Esto comprueba que la saliva juega ún papel importantísimo en la digestión de los almidones, y comprueba también el rol enorme de una masticación perfecta en el proceso digestivo.
El segundo fermento o diastasa es la “amilopsina” producida por el páncreas y que, ayudada en algo por la lipasa de la pancreatina, desdobla los azúcares y transforma los almidones.
En fin, las numerosas glándulas pequeñas que esmaltan el intestino delgado terminan el proceso desintegratorio con su “amilasa”. El almidón fué transformado en “dextrina”, luego en “maltosa” y finalmente “en glucosa”, aspecto bajo el cual será absorbido por las vellosidades de las paredes intestinales para ser vertido en el torrente sanguíneo donde irá a desempeñar sus funciones de combustible y suministrar calor y energía muscular.
Es bueno hacer notar que, mientras el bolo alimenticio atraviesa el estómago perfectamente impregnado de ptiallna, el ácido clorhídrico del jugo gástrico neutraliza en parte la acción de este fermento; pero se ve entonces ayudado circunstancialmente por una verdadera concentración de glóbulos blancos que acuden a brindarle el confortable apoyo de su poder amilolítico (que digiere el almidón). Luego, al salir del estómago, se- encuentra nuevamente en el medio alcalino oue le es favorable y se ve reforzado por la acción poderosa de las otras dos diastasas de las cuales hemos hablado anteriormente: amilopsina y amilasa.
Las criaturas menores de seis meses no digieren el almidón por insuficiencia orgánica de las glándulas que hemos citado y que no han llegado aún a un suficiente desarrollo como para secretar los fermentos necesarios. Es por eso que los médicos de niños proscriben dar harinas a los lactantes antes de esa edad.

Etiquetas: , ,

La miel alimento rico en hidratos de carbono

La miel.
Como azúcar natural, en contraposición con el azúcar industrial que conocemos actualmente, debemos mencionar la miel.
Esta puede calificarse de azúcar mixta ponqué, si su esencia es vegetal, su elaboración es animal. En efecto, antes de llenar las celdas hexagonales de los panales, pasa .por el buche de las abejas donde sufre una transformación por efecto de un poderoso fermento llamado “Invertasa”.
Es por eso que la miel suele ser llamada azúcar predigerida o invertida.
Sus componentes principales son: 68 % de glucosa y levulosa, 7 % de sacarosa, 8 % de dextrina, 20 % de agua más o menos, sin contar una cantidad aprecia-ble de sales minerales y vitaminas. Esto la sindica, como un poderoso alimento concentrado.
La miel tiene una riqueza energética de 320 calorías por cada 100 gramos. En consecuencia es merecedora de un puesto destacado en la alimentación humana.

Etiquetas: , ,

Hidratos de carbono en el azucar

EL AZÚCAR.
El azúcar refinada es un hidrato de carbono químicamente puro; pero desde el punto de vista estrictamente dietético, adolece de un defecto grave:- está totalmente desvitaminizado y desmineralizado.
En consecuencia, su valor alimenticio es solamente relativo ya que su rol queda reducido a una exclusiva función energética muscular. Se recomienda generalmente a las personas que se aprestan a desarrollar un esfuerzo físico intenso, en calidad de tónico excitante. Pero su acción es corta.
Sin embargo, bajo su forma asimilable, es decir después de su transformación en glucosa, el azúcar es indispensable a la vida. Para su mejor asimilación, la dieta general debe contener una cantidad de vitaminas B en relación directa con la cantidad de azúcares o almidones ingeridos.

Etiquetas: , ,

Alimentos con hidratos de carbono

El rol de los carbohidratos en la alimentación del hombre es esencialmente energético; es decir que son proveedores de energía.
Elaborados por “Fotosíntesis” a expensas del anhídrido carbónico del aire y del agua, nos ofrecen la energía radial del sol cuya acumulación química será aprovechada y utilizada por nuestro organismo durante la digestión y asimilación de los alimentos vegetales.
El prototipo del hidrato de carbono es el azúcar blanca, o azúcar refinada, cuyo valor energético se calcula en 4000 calorías por kilo.
Debemos distinguir tres grupos de hidratos de carbono que son:
Los azúcares simples.
Los azúcares compuestos.
Los almidones.
Io) Los – azúcares simples o básicos no son afectados por los jugos digestivos. Los principales son: La Glucosa o Azúcar de uva, la Levulosa o Azúcar de Frutas, y la Galactosa >que forma parte de la lactosa o Azúcar de Leche.
2o) Los azúcares compuestos, bajo la acción de los fermentos digestivos se transforman y descomponen en azúcares simples.
La sacarosa (azúcar de Caña o de Remolacha) se divide en Glucosa y Levulosa.
La Lactosa o Azúcar de Leche se divide en Glucosa y Galactosa. La Maltosa o Azúcar de Malta se transforma en Glucosa.
3) Los almidones sufren las mismas transformaciones y divisiones, pero su digestión resulta más laboriosa y complicada.
En este grupo encontraremos el Almidón, las Féculas, la Celulosa, la Dextrina, la Goma, etc.
La Fécula tipo o Sea la Fécula de Papas tiene solamente 3250. calorías por kilo. La Harina de Trigo da 3500 calorías. Si quieres saber más información sobre las calorías te recomendamos la sección de nutricion de este sitio estética esperemos que lo visites.

Etiquetas: , ,