Sidebar Header

Sidebar Header

Tips para ser puntual

Trucos para ser puntual.
Lo primero y fundamental para conseguir llegar a tiempo a una cita es analizar las causas que nos llevan a la impuntualidad (falta de previsión o de organización, querer acaparar el interés, etc.) y ser conscientes de que es un problema que se puede corregir con un proceso de aprendizaje.
Te damos algunos trucos para llegar puntual a tus citas: Llevar una agenda. Pero no sólo para apuntar las citas que tenemos, sino para distribuir nuestro tiempo. En ella deberíamos apuntar diariamente todas las actividades que realizamos desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir y el tiempo aproximado que necesitamos para dichas tareas, de tal manera que no nos comprometeremos a nada si vemos que no podemos encajarlo dentro del organigrama que ya tenemos.
Detectar los fallos y corregirlos. Si sabemos que debemos dejar los niños en el colegio a una hora pero siempre lo hacemos más tarde, seguramente es que debemos levantarnos antes para poder salir de casa con el tiempo necesario.
Priorizar. Por supuesto, es muy posible que nuestro tiempo no dé para hacer todo aquello que quisiéramos. Por lo tanto, deberemos priorizar y ver qué actividades son ineludibles (trabajar, recoger a los niños, preparar la cena…) y qué actividades podemos dejar para otro día en el que dispongamos de más tiempo. Programar el reloj, el móvil o el ordenador. Para que no se nos olvide cuándo debemos hacer cada cosa podemos recurrir a las alarmas del reloj, del móvil o del ordenador. De este modo, sabremos que debemos acabar una actividad para poder llegar a tiempo a la siguiente, de manera relajada y organizada.

admin | Impuntualidad | Martes, 16 noviembre 2010
Etiquetas: ,

Causas de la impuntualidad

LAS CAUSAS DE LA IMPUNTUALIDAD:
Pero la impuntualidad también puede deberse a una falta de madurez y de autoestima y, según los especialistas, es sinónimo de inseguridad. Las personas que no se valoran a sí mismas, que dudan de sus capacidades, aunque no sean conscientes de ello, pueden ser impuntuales por el deseo de que los demás deseen su llegada. Esta actitud tiene algo de narcisista, pero realmente la persona que llega tarde sabe que en ese momento está siendo el centro de atención -aunque sea de un modo negativo- y que, además, está disponiendo del tiempo de los demás, con lo que tiene una sensación de poder sobre quien le espera.
UN DEFECTO QUE DEBEMOS CORREGIR:
Normalmente, las personas impuntuales, llegan a tiempo a compromisos importantes, como una entrevista de trabajo, por ejemplo. En cambio, cuando quedan con el amigo de toda la vida, no les importa demorarse. ¿Por qué? Porque para ellos el amigo es menos importante que la persona de la que depende un empleo. Sin embargo, esta actitud es negativa e inmadura, porque todas las personas merecen el mismo respeto. El problema es que quien llega tarde suele ponerse tantas excusas y justificar tanto sus retrasos que se oculta incluso a sí mismo ese defecto que debería corregir.

admin | Impuntualidad | Lunes, 15 noviembre 2010
Etiquetas: ,

La impuntualidad

¿Por qué siempre llego tarde?
La impuntualidad no es sólo un problema de organización, puede haber otras causas, como una falta de madurez. De todos modos, puede corregirse con un poco de voluntad.
Ser impuntuales no dice nada bueno de nosotros. La incapacidad de llegar a tiempo a una cita, sea profesional o personal, si se da de forma repetida, da una mala imagen de la persona, ya que la impuntualidad se asocia a caos, desorganización y falta de respeto hacia el otro. Además, la persona impuntual sufre más estrés por ser incapaz de organizar su agenda y también corre el riesgo de quedarse aislado socialmente, ya que la paciencia de los amigos y familiares tiene un límite y es posible que empiecen a espaciar sus citas o a suspenderlas, para no sufrir plantones. Ya se sabe que quien espera, desespera.
Normalmente, no llegar a tiempo a una cita puede ser la consecuencia de que acumulamos demasiadas actividades y compromisos pensando que podremos llegar a todo y, finalmente, no es así. El tiempo no puede estirarse, es limitado, y cada actividad requiere una dedicación; por lo tanto, si vemos que llegamos siempre tarde a recoger a los niños o al trabajo, debemos plantearnos qué nos impide cumplir con los horarios establecidos y corregirlo.

admin | Impuntualidad | Domingo, 14 noviembre 2010
Etiquetas: ,