Sidebar Header

Sidebar Header

Que hacer frente a la infidelidad

Que hacer frente a la infidelidad:

En este artículo, la licenciada Mansour analiza de una manera franca y clara qué le pasa a una mujer frente a un marido infiel y cómo sobrellevar ese difícil momento.
La infidelidad en el matrimonio es una situación común, más de lo que se puede creer. Sin embargo, siempre puede resultar una experiencia útil si se sabe ver los errores que pudieron llevar a la pareja a permitir ese ingreso de un tercero. Para Intentar analizar el tema es bueno Imaginarnos dos protagonistas de una historia, como si fuera una novela. En este caso hablaremos de una familia normal formada por Susana, Carlos y sus hijos. Un día cualquiera, Susana se entera que su marido la está engañando con otra mujer. ¿Qué podemos suponer que siente Susana ante esa noticia? Seguramente siente dolor, celos, rabia y confusión, todo junto y sin demasiado orden. Se trata de entender qué puede hacer Susana -o cualquiera de nosotras- para sobrellevar en forma sana esa situación realmente difícil. Para ir paso a paso conviene dividir la experiencia de Susana en dos partes. La primera de ellas puede ser llamada “la enfermedad”, y la segunda “la recuperación”.

Si bien seguramente no le sirven para resolver su problema, es lógico que Susana tenga reacciones negativas. Son sentimientos típicos en un caso de Infidelidad. Susana sentirá:
• Curiosidad. Lo primero que se le ocurrirá es querer saber quién es la “otra mujer”. Sus dudas pueden pasar por saber cómo es, si es más joven o más linda que ella. ¿Por qué Carlos la eligió?, se preguntará. ¿Le ofrece a él una relación mejor que la que ella puede darle? Claramente, Susana quiere saber algo básico: “¿qué tiene ella que no tenga yo?”. Con esa actitud, entendible pero nada sana, Susana está criticándose a sí misma. No hace más que desvalorizarse, al encerrarse en este tipo de pensamientos sobre esa “otra mujer” se tortura mentalmente, y hasta puede llegar a justificar el engaño viéndose fea, en comparación con la mujer que estuvo con su marido.
• En segundo lugar, Susana sentirá rabia. Comienza a manifestarse en la casa con discusiones y peleas. Ella tiene rabia con su marido por haberla engañado, y con las peleas sólo provoca que el marido se vaya alejando más y más. Pide explicaciones, se pregunta “¿en qué fallé?” o “¿todo esto es por culpa mía?”. Susana, sin darse cuenta, va empujando a Carlos hacia los brazos de esa “otra mujer”, justamente lo que menos quisiera, pero sin saberlo lo va logrando.
• Como tercera reacción de la enfermedad, Susana -o cualquier esposa, o la mayoría- se convierte en una suerte de detective que controla lo que antes cree no haber controlado. Esa necesidad de controlar la lleva a buscar pruebas de la infidelidad de Carlos. Comienza a averiguar dónde estuvo su marido, con quién, a vigilar bolsillos y horarios, a llamarlo por teléfono, a hablar con su secretarla, todo en una actitud que la lleva a sentirse cada vez peor. Más humillada ante ella misma y los demás, quienes se dan cuenta de su reacción nueva y distinta.
Es inevitable que todas estas conductas traigan sufrimientos. Son reacciones lógicas pero para nada sanas. Ni sentir rabia y confundir el objeto de pelea, ni controlarlo todo, ni matarse con la curiosidad por saber quién es la otra, puede llevar a un buen final. Pasemos a ver entonces la fase que nos interesa: la recuperación.

LA RECUPERACIÓN:
Lo único que puede cambiar Susana es su propia vida. No puede volver atrás la historia y sanear la infidelidad ya cometida. Se trata de cubrir varios pasos para revertir esa autodestrucción que no la lleva a nada. A Susana -o a cualquiera de nosotras- le convendrá:
• Practicar un egoísmo sano. Sin exageraciones, si antes sólo se preocupaba por ver qué necesitaba Carlos, ahora Susana deberá comenzar a pensar en qué necesita ella misma. Puede trabajar si antes no lo hacía, aprender algo nuevo, conocer nueva gente, intentar un viaje. Todas alternativas pensadas por y para ella.
• No esperar que él cambie para seguir con su propia vida. Ya no se “engancha” en lo que Carlos dice o decide, Susana sigue viviendo y decide por ella sin pelearse ni enojarse con Carlos ni con los chicos. Protege su calma y su futuro.
• Cuida su cuerpo y su aspecto físico. Si cree que tiene algunos kilos de más, los adelgaza o va a hacer gimnasia para sentirse bien y revitallzada. Se alimenta en forma sana, sale a correr, se cuida y se quiere.
• Recupera una mejor relación con los chicos. Si mamá se siente mejor con ella misma, los chicos también lo sienten y están felices por eso. Comienzan a acercarse mutuamente y pueden surgir hermosos momentos compartidos entre madre e hijos.
• Se vuelve mucho más atractiva. Al encontrarse ella mejor consigo misma, actúa también como un imán que va atrayendo a los demás. Acepta sus defectos y aprende a revalorizar sus virtudes. Y los otros lo notan, incluso Carlos, por supuesto.
• No intenta hacerlo todo sola. Susana pierde mucho de su omnipotencia y entiende que no todo puede hacerlo sola, que a veces hay que ayudarse con un profesional para recuperarse de una situación difícil. Lo consulta y emprende un nuevo camino.
En síntesis, la elección es la de quererse y aceptarse. En general, la infidelidad no es más que la punta del iceberg en un matrimonio. Es un síntoma, como la fiebre en un chico, que viene a decir que algo está pasando, y no bueno, entre marido y mujer.
Pero así como las hojas de una planta pueden enfermarse, muchas veces las raíces están sanas y son recuperables. Lo mismo puede pasar con un buen matrimonio. Se trata de reconocer defectos y virtudes, de descubrir por qué el marido fue infiel y, sobre todo, de comunicarse con él desde un lugar sano, no desde la humillación ni el dolor o la rabia. Quizás, después de todo, la relación florezca con un futuro mejor que la historia que ya habían vivido, en este caso, Susana y Carlos.

admin | infieles,pareja | Sábado, 01 junio 2013
Etiquetas:

PAUTAS PARA ENCONTRAR UNA BUENA PAREJA

PAUTAS PARA ENCONTRAR UNA BUENA PAREJA

BUSCAR VALORES:
La búsqueda de un buen compañero no debe hacerse tanto a partir de rasgos físicos sino sobre aspectos de su personalidad o determinados valores que nos parezcan imprescindibles a la hora de la convivencia.
LA “HERENCIA” FAMILIAR:
Son dos asuntos enteramente distintos: la clase de personas que decimos querer y aquella que realmente
nos atrae. Demasiados factores inconscientes nos impiden elegir realmente lo que queremos. Una de las influencias más determinantes en nuestra elección de pareja es la experiencia que tuvimos en nuestra familia.
ACERCARSE A LO POSIBLE:
Por otro lado, debemos desterrar el mito de las personas perfectas, porque no existen. De ahí que es importante alejarse de lo ideal para acercarse a lo posible y aprender que tendremos que adaptarnos a la otra persona, como ella tendrá que hacerlo con nosotros.
REVISAR NUESTRAS IDEAS SOBRE LA PAREJA:
Muchas personas terminan separándose a partir de la creencia de que, con otro, sería distinto y, por supuesto, relación tras relación siguen viviendo situaciones similares, donde el cambio es solamente el compañero. Es ahí donde se dan cuenta de que lo inadecuado no era su pareja sino su idea previa sobre la relación perfecta. Hay que liberarse de este pensamiento que sólo consigue alejarnos de la posibilidad de disfrutar y ser felices. En algunos casos, para lograr cambiar esos preconceptos se requiere de la consulta terapéutica.

admin | pareja | Sábado, 22 septiembre 2012
Etiquetas:

Consejos para conservar la pareja

LA INDIVIDUALIDAD ES NECESARIA:
■ La individualidad es un punto, como muchos otros, que no hay que dejar de lado si queremos tener una relación sana y duradera.
■ Es necesario compartir un tiempo en común con la pareja, pero, también, un tiempo en donde cada uno tenga su propio espacio. No es bueno conformar una simbiosis, donde la existencia de uno dependa de la existencia del otro, porque esto, con el tiempo, lleva al aburrimiento y a la búsqueda de algo diferente.
■ Es importante aprender que no todo puede realizarse con la pareja y que, no porque no la queramos o porque deseamos aislarla sino porque, quizás, tengamos gustos diferentes y no disfrutemos de las mismas cosas. ¿Por qué tenemos que convencerlo para que mire películas románticas si él prefiere mirar fútbol? Es mejor que cada uno realice la actividad que tiene ganas y, después, volver a reunirse.
■ La mayoría de la gente se pelea, porque quiere convencer al otro de que su postura es la correcta, pero no hay postura correcta. Hay que
aprender a aceptar que lo que para mí es bueno, quizás, para mi pareja, no lo es. Esto demuestra solidez en una relación: poder aceptar que uno no es todo y que cada uno tiene su vida.
■ Pero esto no se logra si no hay comunicación. Éste es uno de los pilares fundamentales dentro de una pareja, así como lo son el amor y el respeto.
■ Es aconsejable aceptar al otro tal cual es y fomentar una buena relación, alimentando nuestro yo, y nuestra autoestima. Es importante aprender a pensar (en vez de reaccionar) en los momentos intensos, a observar nuestra responsabilidad, sobre todo si es una conducta que se repite en todas nuestras relaciones.
■ El secreto es poder mantener un equilibrio respetando los espacios, las necesidades y los deseos del otro, pero, también, los propios deseos, los cuales es necesario transmitir.
Si podemos llevar a cabo esto, estaremos listos para disfrutar de la persona que elegimos y para amarnos sin trabas ni condiciones.

admin | pareja | Miércoles, 19 septiembre 2012
Etiquetas:

LAS ETAPAS DEL ENAMORAMIENTO

LAS ETAPAS DEL ENAMORAMIENTO
1 – AL PRINCIPIO, LA IDEALIZACION.
Cuando conocemos a alguien y comenzamos a compartir momentos, solemos entrar en una etapa de enamoramiento en la que no vemos los “defectos” del otro y, si lo hacemos, parecen no molestarnos, creyendo que con el tiempo serán cosas que se podrán modificar o desterrar. Esto se da porque se pierde objetividad en función de la idealización del otro: la persona “se ‘convierte’ en lo que yo deseo que sea”.
2 – LUEGO, EL DESENCANTO.
Por eso, siempre después del enamoramiento como estado pasional, viene una cierta desilusión. Cuando el entusiasmo del inicio merma y la pareja queda enfrentada cara a cara sin idealizaciones, aparecen las frustraciones y, en lugar de buscar una salida que solucione, se piensa en cambiar al otro.
-BUSCAR CAMBIOS.
Y ahí justamente está el error, en proyectar cambiar a la otra persona, en vez de aceptarla. Algo que no sólo es imposible sino también conflictivo. Si somos capaces de mirar con afecto esas partes que no nos parecen gratas y las integramos a nuestra cotidianidad, entonces, recién surgirá el amor verdadero, sin condiciones, en el que cada uno es aceptado y respetado con sus tiempos, defectos y virtudes.
4 – ACEPTACIÓN.
Este será un vínculo un poco menos pasional, sabiendo que el otro tiene defectos, que no tiene que estar a nuestra disposición, que todo lo que yo pensaba no es igual a lo que ocurre, que no todo lo que yo deseo es posible. Pero será un vínculo más sano también.

admin | pareja | Domingo, 16 septiembre 2012
Etiquetas:

Aspectos de la relacion de pareja

EL OTRO COMO UN ESPEJO:
– Muchas veces, aquellas cosas que nos molestan de nuestra pareja son aspectos propios que tenemos reprimidos o no resueltos.
– Al comienzo, nos fascina que él tenga eso que para nosotros es tan difícil tener. Nos atrae que la otra persona pueda hacer cosas que nosotros no podemos.
– En la etapa de enamoramiento, no sólo aceptamos esas características en nuestra pareja sino que también las aceptamos en nosotros mismos. Pero, tiempo después, si no desarrollamos estos aspectos negados, vamos a entrar en un conflicto interno que repercutirá en la pareja.
– Si nos molesta una situación, debemos ver qué cuestión personal se refleja en ese conflicto y qué camino seguir: si me alejo de él para alejarme de mi propia debilidad o si acepto la oportunidad de integrarme y resolver mi conflicto.
– Entonces, en vez de utilizar mi energía para cambiar al otro, la utilizo para Observarme, para conectarme conmigo mismo y para conocer aspectos de mí que estaban ocultos; y, a partir de allí, descubrir qué es lo que yo necesito y qué me pasa con sus actitudes.
– Es muy diferente encarar los conflictos que surgen en una relación con la actitud de revisar “qué me pasa a mí”, de enfrentarlos con enojo pensando que el problema es que estoy con la persona equivocada.

admin | pareja | Martes, 11 septiembre 2012
Etiquetas:

Las relaciones de pareja

Hombres y mujeres.
Las relaciones de pareja no están excentas de conformar vínculos pasionales. Es más, tal vez es el terreno más manifiesto donde suelen surgir. Se comprende por las características de las relaciones afectivas, de compromiso, fidelidad, esperanza, etc. en juego. Por eso en el orden del amor, toda promesa no cumplida en cierta manera implica una defraudación ante la cual muchas personas reaccionan coléricamente ante algo que no se presenta como lo esperado.
Ejemplo de esto son nuevamente los desencuentros amorosos donde es muy común que esta reacción no se presente de la misma manera para el hombre que para la mujer. Hay una reacción de cólera que estaría del lado de lo masculino y otra del lado de lo femenino más cercano a lo que podemos llamar mas comúnmente como furia. Las reacciones no son iguales, así encontramos hombres que reaccionan femeninamente y mujeres que lo hacen en forma masculina. De igual manera es posible encontrar en ellos rasgos comunes como el clásico “deseo de venganza ” por el daño sufrido. Uno de las partes reacciona coléricamente y quiere vengarse de su pareja para sanar el mal recibido. Siente indignación y quiere reivindicarse. Es muy frecuente que las mujeres reaccionen exigiendo un resarcimiento (muchos hombres bien lo saben). Esta reivindicación no está impulsada por el odio (desear el mal al otro) sino que lo que se busca en la reivindicación es obtener un bien, una compensación por el mal recibido.

admin | Conductas,pareja,Problemas en la pareja | Sábado, 18 junio 2011
Etiquetas: ,

Parejas problemas de dinero

El dinero.
Es un tema rispido porque un matrimonio funciona como una sociedad, donde no siempre se reconoce como equitativo lo que cada uno aporta.
¿Depende alguno económicamente del otro? Quién se ocupa del ” dinero chico” y quién decide cómo se maneja el “dinero grande”.
El dinero está ligado a la cuestión del poder, a la valoración del trabajo y a la autoestima. Es la posibilidad de realizar proyectos comunes o individuales. ¿Quién lo administra? ¿Y si la mujer gana más que el hombre? ¿Es reconocido el trabajo doméstico como un trabajo real, que aporta a la economía del hogar?

admin | pareja,Problemas en la pareja | Jueves, 14 abril 2011
Etiquetas: ,

Problemas en relaciones de pareja

La sexualidad.
Los deseos y los gustos masculinos son diferentes de los femeninos, y esto no siempre se tiene en cuenta al momento de satisfacer sexualmente al compañero. El deseo sexual, por otra parte, no se mantiene a un mismo nivel durante toda la vida, sino que va oscilando y estas oscilaciones muchas veees hacen dudar de la permanencia del amor. Conviene charlar y reafirmar los sentimientos cuando esto sucede. Pregúntense: ¿hay espacio para las fantasías en el juego sexual?, ¿hay suficiente comunicación?, ¿puede decirle a su compañero cuáles son sus preferencias?, ¿hay tabúes que impiden el goce compartido?, ¿qué nuevas posibilidades le gustaría incorporar al juego erótico?

admin | pareja,Problemas en la pareja | Miércoles, 13 abril 2011
Etiquetas: ,

Temas de pareja

El enriquecimiento y la convivencia.
Las discusiones por dinero son las que suelen traer más problemas dentro de la pareja, ya que éste es un neto factor de dominación.
Hay cuatro temas fundamentales que suelen ser fuente de conflictos y de malos entendidos en la vida de una pareja de este siglo y de esta sociedad occidental.
La licenciada Tobi sugiere que las personas deberían tomar en cuenta estos puntos y llegar a acuerdos entre sí, a fin de prevenir las asperezas que puedan surgir durante la convivencia. Para esto, organiza, junto al licenciado Luis Styglic, una serie de cuatro encuentros para parejas, que funciona como taller vivencial de reflexión y juegos, a fin de que cada uno pueda revisar cómo influyen estos puntos en su relación.
Reflexione, junto a su pareja sobre estos temas:
El desarrollo personal de cada uno de los miembros.
La charla con un profesional puede servir para que cada uno aprenda a escuchar al otro, sin interrumpir en ningún momento.
Hay parejas que comparten todo, y no dejan espacio para la vida propia de cada uno de los miembros. Así, aparecen los celos, la falta de autoestima, la posesividad. Una forma de solucionarlo es que haya, dentro del vínculo, un respeto por los espacios privados y búsqueda de momentos comunes, que se conserven a los amigos propios, además de los compartidos por la pareja, que cada uno pueda, en definitiva, conservar su propia individualidad.

admin | pareja,Problemas en la pareja | Martes, 12 abril 2011
Etiquetas: , ,

Psicologia de la pareja

Psicologia de la pareja

Reflexionar juntos.
Según la licenciada Viviana Tobi, la situación de conflicto o de crisis total no debiera ser la única motivación de la pareja para concurrir a una terapia. “Lo ideal sería llegar antes, a fin de que la pareja, a medida que pasa el tiempo, pueda hacer reajustes que les permitan irse adaptando a las si’ tuaciones nuevas que provocan cambios en la vida de cada uno” explica. Situaciones que muchas veces desatan conflictos que estaban latentes: la llegada de los hijos, un cambio de trabajo, la pérdida de trabajo, los avatares económicos, las enfermedades, las crisis personales, dificultades en la sexualidad.
La creencia del amor romántico que todo lo puede, que garantiza la armonía perfecta y la relación sin inconvenientes, puede llegar a ser muy contraproducente en el caso de una pareja que atraviesa una crisis de crecimiento. Los síntomas conflictivos no siempre están denunciando la falta de amor, sino muchas veces son la expresión de una dificultad para comunicarse y para producir los cambios que se requieren, para adaptarse a las nuevas situaciones de cada uno de los miembros de la pareja.
Estos pueden resolverse en pocas sesiones, entre cuatro y diez, generalmente, con enfoques de la sicología comunicacional -como las terapias del comportamiento y las terapias sistémicas-que ofrecen un marco necesario para encarar un diálogo constructivo, que permita emerger las posibilidades de llegar a acuerdos que favorezcan el enriquecimiento mutuo y la disolución de problemas específicos del momento presente.

admin | pareja,Problemas en la pareja | Lunes, 11 abril 2011
Etiquetas: ,