Sidebar Header

Sidebar Header

Cómo cuidarse la piel en otoño

Con el cambio de estación llegan las temperaturas bajas, el frío, las ganas de ponernos un poquito al sol cada vez que salimos y con todo ello, llega también la necesidad de cuidarse la piel para conservar su buen aspecto, pero sobre todo, para conservarla con salud.

Durante la temporada del otoño lo ideal es tomar conciencia de lo importante que es darle a la piel un descanso y tomarse el tiempo para cuidarla por un lado, para reparar los efectos producidos por la exposición al sol durante el verano, y por otro lado, para dejarla sana como para poder hacerle frente al invierno que nos espera, porque excepto que estés pensando mudarte a trabajar en Estados Unidos o vayas a quedarte hasta marzo en unos campamentos de verano en Estados Unidos, no veo escapatoria para que tú y tu piel no se encuentran con el inminente invierno, y para eso debes estar preparada.

Entonces la cuestión es qué hacer para que la piel pueda recobrar durante el invierno todo lo que perdió en el verano, y pueda almacenar vigor para sobrevivir al invierno sin grandes daños. La clave para lograr llegarlo es implementar una rutina de belleza que se realice de forma más o menos regular para que poco a poco la piel vaya mejorando y preparándose para lo que se viene. Esa rutina de limpieza conlleva 4 pasos fundamentales: exfoliar, nutrir e hidratar.

En principio la exfoliación es un paso de gran importancia en esta época del año, en donde la piel empieza a envejecer luego de haber sido deteriorada por el sol. Con líquidos o cremas que contengas ácido salicílico o mandélico, te brindarán buenos resultados y obtendrás una limpieza de cutis profunda, lo que hará también que el maquillaje y las cremas, se adapten mejor a tu piel durante la temporada invernal.

Una vez que tengas la piel limpia de impurezas puedes nutrirla con cremas y tratamientos con vitamina A, C, B y para quienes quieren sumarle fuerza al tratamiento antiage, lo mejor es siempre el retinol, que concentrado trabaja puntalmente sobre los pliegues y arrugas de la piel para su eliminación.

Ya habiéndole brindado los nutrientes necesarios, lo que resta es hidratar. Este paso es el principal y deber intentar repetirlo muy regularmente. Recurre a tratamientos con aloe de vera, germen de trigo o caléndula y busca geles, emulsiones o body milk. Para lograr una mejor absorción.

Siguiendo estos pasos de forma periódica, podrás tener a tu piel sana y bella, recuperada del verano y lista para sobrevivir al invierno sin grandes riesgos, aunque no nunca debes olvidarte la manteca de cacao o el bálsamo para proteger los labios y crema extra hidratante para sobrellevar los efectos del viento y del tissue recurrente ante la llegada de los resfriados.

No esperes a estar en emergencia para cuidar tu piel, empieza hoy mismo luce un cutis radiante todo el año.