Sidebar Header

Sidebar Header

Los cambios en la piel con la edad

Cambios generales:
Como hemos dicho antes, el proceso de envejecimiento es evolutivo, lento y constante y se hace ostensible cuando el niño/a llega a la pubertad. Resulta de todas maneras difícil determinar el punto en que termina el desarrollo y se inicia la senectud, pero sí podemos afirmar que según van pasando los años, van apareciendo en el individuo diversos signos de envejecimiento a nivel cutáneo que vamos a enunciar a continuación:
– La piel con los años se vuelve más fina, transparente y va perdiendo coloración. Estos cambios son debidos a la disminución de la vida media de los queratinocitos. Asimismo disminuyen las mitosis celulares aumentando la descamación. El envejecimiento se produce en todos los estratos de la epidermis.
En el estrato córneo aparece una mayor descamación por disminución de la cohesión de los corneocitos.
En el estrato espinoso se observa un adelgazamiento por disminución de capas celulares. Pero la modificación más ostensible es la que se observa a nivel dermoepidérmico en el que se registra un aplanamiento. En esta capa germinativa basal encontramos alteraciones en el alineamiento celular y una disminución del RNA en el núcleo.
Todas estas alteraciones originarán una disminución de la función barrera de la piel. Asimismo disminuyen las células de Langer-hans, responsables de la inmunidad.
La piel envejecida tarda más tiempo en cicatrizar y lo hace de peor manera.
Sin embargo lo que pone en evidencia el proceso de envejecimiento es la aparición de arrugas, como consecuencia de la pérdida de elasticidad y la disminución de la capacidad de recuperación de la piel.
Las arrugas aparecen principalmente en las zonas de pliegues naturales:
-Surco nasogeniano
-Arrugas transversales en la frente
-Arrugas interciliares
-Patas de gallo
Otro proceso que potencia las arrugas es la flacidez por desplazamiento de las mejillas como consecuencia de la pérdida del tono muscular. El rostro pasa de tener un aspecto triangular a cuadrado. El ángulo mandibular queda desdibujado a causa del desplazamiento de la grasa subcutánea. El mismo proceso ocurre a nivel del labio inferior o superior.
La presencia de bolsas en los ojos es también un signo de envejecimiento. La mayoría de las veces por hipertrofia o hiperplasia de las bolsas de grasa o por rotura de las membranas que las soportan.
El envejecimiento en el cuello se manifiesta con la aparición del doble mentón y un incremento de las arrugas.
Las arrugas a nivel histológico se forman como consecuencia de alteraciones a nivel de la dermis, principalmente a nivel de la sustancia fundamental y afecta la capacidad de las células fibroblásticas a la hora fabricar el colágeno y fibras suficientes para mantener la estructura de la piel en condiciones normales.
Asimismo la degradación del colágeno y reticulina incide en la pérdida de las condiciones estructurales y mecánicas de la piel.

admin | La piel del rostro | Miércoles, 31 julio 2013
Etiquetas: