Sidebar Header

Sidebar Header

Cuando se trata del sobre exeso de ejercicio…

El cuerpo tiene sus límites, y cuando no sabemos equilibrar el esfuerzo físico, nos responde con síntomas de alerta que es preciso atender a tiempo para evitar graves problemas.

Cuando decimos que estamos fatigados, solemos relacionarlo con diversas cuestiones tales como la rutina, el estrés y aún factores de tipo ambiental, como el calor excesivo.
Ahora bien: Quizás usted haya oido hablar alguna vez de fatiga deportiva. Si no es así, le contamos que es un alerta que utiliza nuestro organismo como respuesta a una exigencia o sobrecarga, para “avisamos” que se le han agotado sus reservas. Sucede que cuando una práctica resulta excesiva y el cuerpo no está preparado para soportarla, se encuentra obligado a utilizar otras vías para responder a la exigencia. Ello trastoca el beneficio en esfuerzo inadecuado y destructivo, y aumenta considerablemente el riesgo de provocar lesiones articulares, musculares, óseas, estrés emocional o físico; y puede llevarnos aún al completo agotamiento.
Pero, en primer lugar: ¿a qué llamamos actividad intensiva? Eso depende, en primera instancia, del estado físico previo: si hace mucho que no realiza ejercicios y, de golpe, se le ocurre pasar dos horas seguidas en el gimnasio, para usted eso sera actividad física intensa. En este caso, el período prolongado de ejercitación y las cargas inadecuadas, dan lugar a una sobreexigencia.
Para los deportistas, en cambio, so-breexigirse de acuerdo al plan de entrenamiento para alcanzar algunas metas, es una tarea común. El problema con ellos surge cuando se habla de sobreen-trenamiento, y puede relacionarse con variables que abarcan desde la cantidad
de competencias y torneos que debe cubrir hasta la adaptación a climas y husos horarios diferentes.
La buena capacidad física -es decir, la variable que determina si se está haciendo mucho o poco esfuerzo- está determinada por múltiples factores, entre los que podríamos señalar como esenciales la dotación genética (peso, talla, constitución física, tipo de fibra muscular, entre otras); y la aptitud para dirigir un esfuerzo hacia un determinado deporte mediante el entrenamiento específico, utilizando técnicas que le permitan aumentar su rendimiento, aprovechando al máximo su capacidad innata. Aquí es indispensable una aclaración: los mayores de 35 años que Ilevan largo tiempo sin desarrollar actividad física, deben someterse en forma previa a un examen ergométrico motorizado para establecer su capacidad e implementar el plan de entrenamiento.

admin | Ejercicios de fitness | Martes, 14 febrero 2012
Etiquetas: ,

Mas fuerte y mas vital

gimnasia y ejercicios

Una rutina de ejercicios para hacer en casa que la ayudará a tonificar, fortalecer y afirmar zonas tan sensibles como la espalda y las piernas para que pueda disfrutar siempre del movimiento y la actividad. Estamos muy acostumbradas a relacionar gimnasia y ejercicios de tonificación solamente con buena silueta. Sin embargo, una rutina de este tipo mejora la fortaleza de espalda, brazos y piernas, ayudando a tener mejor movilidad y así, una vida activa más larga. Si usted tiene en cuenta que a medida que pasan los años aumentan los dolores de espalda y articulares y aparecen problemas de rodillas, encontrará en esta serie de ejercicios una buena manera de estar sana, trabajando en su casa, en el horario que mejor le convenga.
Precalentamiento: Antes de iniciar la rutina, camine a paso ligero. Si no hace actividad física regular, comience con 5 minutos, durante una semana, y vaya aumentado de a 5 hasta llegar a media hora. Cintura y espalda baja. De pie, con las piernas separadas a la altura de los hombros, las
rodillas levemente flexionadas y los brazos colgando a los costados del cuerpo, flexione el
cuerpo hacia un lado lo máximo que pueda.
Mantenga la postura contando hasta cinco.
Exhale mientras endereza el tronco. Repita
hacia el otro lado. Repita la serie 10 veces.

Muslos, caderas y glúteos.
De pie, con las piernas separadas a la altura de los hombros y los brazos extendidos hacia adelante, baje flexionando las rodillas hasta donde pueda. Mantenga la postura contando hasta cinco. Exhale y levántese. Repita 10 veces.

Abdominales laterales. Acueste boca arriba, con las manos
entrelazadas detrás de la nuca. Levante las rodillas por
encima de las caderas con las pantorrillas paralelas al suelo.
Inspire. Exhale, levante la cabeza, el torso y el codo izquierdo
hacia la rodilla derecha. Mantenga la postura contando hasta
uno y cambie de lado. Repita 10 veces de cada lado.

Nalgas, espalda, abdominales y zona lumbar.
Acuéstese boca arriba, con las rodillas flexionadas y las piernas separadas a la altura de los hombros. Contraiga los músculos del estómago, levante la cola y tense, manteniendo la parte superior de la espalda pegada al piso. Sostenga y vuelva a la posición inicial. Repita de 12 a 20 veces.
Columna vertebral. Acuéstese boca boca, con las piernas estiradas y los brazos al lado del cuerpo. Inhale y levante los brazos con los codos flexionados, al mismo tiempo que el torso lo mas que pueda. Sostenga la posición contando hasta 3 y vuelva a la posición inicial. Repita 5 veces.
Enlongacion: Al finalizar la serie completa, realice estos ejercicios:
1. De pie, con las piernas separadas, eleve ambos brazos como si quisiera tocar el techo. Sostenga contando hasta tres. Exhale y déjese caer hasta tocar el piso con las manos.
2. Sosténgase en una pared o el respaldo de una silla, con la mano derecha tome el tobillo izquierdo a la altura de la cola. Sostenga contando hasta tres y suelte. Repita con la otra pierna.

admin | Gym | Viernes, 26 octubre 2007
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,